ASISTENCIA AL VIAJERO, ¿SI O NO?

Requisitos para ingresar a la unión Europea

REQUISITOS PARA INGRESAR A LA UNIÓN EUROPEA

26 noviembre, 2016 Comments (2) ARMÁ TU VIAJE

EL DÍA QUE PERDIMOS 400 EUROS CON EL EURAIL PASS

Hace algunos años, cuando todavía no teníamos un blog, estábamos de viaje por Europa cuando el infierno y el terror se apoderaron de nosotros. Ese día en que sin darnos cuenta, completamos mal el calendario de viaje de nuestro Eurail Pass.

(EFECTOS DE SONIDO: GRITOS DE TERROR)

Era la tercera vez que elegíamos recorrer el viejo continente en tren. Porque nos encanta, porque nos resulta cómodo y por mil razones más que ya anduvimos desperdigando en varios de nuestros post.
El pase que teníamos, contemplaba 5 viajes y teníamos todo fríamente calculado.
Cada uno de esos casilleros tenía un viaje estipulado y con sus correspondientes reservas pagas.

Eran pasadas las 7 de la tarde en Florencia cuando nos subimos al tren con destino a Munich.
Íbamos a viajar en camarote privado porque la diferencia de precio con respecto a viajar en asiento no era muy grande y siendo que nos estábamos ahorrando la noche de hotel, nos permitiría llegar súper descansados para empezar a recorrer sin escalas.

Antes de subir al tren  habíamos completado el casillero correspondiente a la fecha de ese viaje. Como sabe cualquier ser humano (que haya leído el manual de instrucciones y nuestro post sobre los 5 datos imprescindibles para completar correctamente tu calendario de viaje) sabe que SI UNO SE SUBE DESPUÉS DE LAS 7 PM, LA FECHA QUE HAY QUE PONER, ES LA DEL DÍA SIGUIENTE. A sabiendas de eso, lo completamos y todavía nos quedaban dos casilleros vacíos que estaban destinados a los dos tramos largos q nos faltaban: Munich –  París y Paris- Madrid. El último sobre todo, un tramo bastante caro si uno lo saca sin pase.

Ya acomodados en nuestro camarote, nos pidieron pasaporte y pase. Nos lo devolverían al otro día.
Comimos y dormimos de mil maravillas.
Algunas horas después, ya en territorio alemán y con el sol asomado, nos despertamos con el desayuno que nos golpeaba la puerta.
Mientras devorábamos esas delicias y con toda la expectativa de estar a punto de llegar, vinieron a devolvernos los documentos.
Sólo por costumbre (y porque está bueno chequear que efectivamente sean tus documentos y este todo correcto) al abrir el pase noté que ya no quedaban dos casilleros vacíos sino que quedaba uno solo. WHAT!??? Justo al lado de la fecha que yo había completado (27-07) había otra fecha escrita con una letra que no era la mía (28-07). De nuevo… WHAT!???

Resulta que los chicos experimentados que ya habían usado 3 veces (3 VECES) el pase, que habían leído de pe a pa el manual y la tenían reeee clara, se distrajeron y se confundieron la fecha. Lo sabíamos. Teníamos recontra claro todo, pero nos equivocamos.

Se me vinieron tres cosas a la cabeza: COSA 1: “esto no me está pasando a mí”. COSA 2, en el manual dice que si te equivocas, NO HAY VUELTA ATRÁS. No hay remiendo posible. No se puede hacer nada. Bajo ninguna circunstancia NO, NO y NO: “esta todo perdido”. COSA 3: “ahora vamos y le explicamos lo que nos pasó al señor de la boletería y seguro que nos van a entender. No puede ser todo tan drástico. Somos humanos, nos equivocamos.

Pero resulta que si fue drástico.

Nos acercamos a la boletería y nos atendió una señora alemana corpulenta e impertérrita.
Le explicamos de mil y una maneras que no estábamos queriendo estafar a la empresa, que había sido un error, que sabíamos la regla de las 7 pm, pero que nos equivocamos de día. “Uno viaja y no sabe en que día vive”, dije en un inglés rústico.
Ella lo único que hacía era repetir de memoria lo que decía el manual.
Y fue como si con el correr de los minutos, la mujer nos absorbiera la energía como un Dementor.

La realidad es que la mujer robot atada a las reglas tenía razón: ellos no tenía como comprobar que nosotros no hubiésemos viajado ambos días. Y no importaba cuanto tiempo invirtiéramos y en qué idioma le explicáramos que éramos buena gente, en los papeles, era incomprobable.
Después de patalear todo lo que pudimos, completamente agotados empezamos a aceptar la realidad. Nuestro panorama indicaba claramente que íbamos a tener que pagar uno de los dos tramos que nos faltaban y teníamos que pensar muy bien nuestra estrategia para que fuese lo menos doloroso posible.

Sin estar totalmente rendidos y porque somos muy cabeza dura, antes  de irnos de la estación, nos acercamos a otro representante de la compañía (que no era alemán y parecía más amigable) al que le explicamos todo de nuevo. Nos dijo lo mismo que la mujer pero de una forma mucho más amable y nos sugirió que los alemanes podían ser muy difíciles de convencer y que a lo mejor nos convenía pelearlo en nuestro próximo destino (Francia).

Con la idea de que en Francia iban a ser más flexibles, usábamos el último viaje que nos quedaba disponible para ir de Munich a Paris, allí peleábamos el viaje que nos faltaba y ¡listo! Asunto solucionado.

Llegamos a la estación Gare Du Nord de Paris y corrimos a la oficina de Eurail Pass. Esperamos un buen rato hasta que nos tocó a nosotros. Bastante esperanzados, pero nerviosos le explicamos todo a una chica francesa que nos atendió con una sonrisa inmensa. Pero no hubo caso. La sonrisa no se transformó en solución.
El error nos costó 400 euros de los dos pasajes para el tramo Paris – Madrid, que todavía nos duelen.
Ahora a la distancia me pregunto porque no se nos ocurrió buscar un vuelo LOW COST, y no tengo idea de porqué ni siquiera se nos cruzó por la cabeza. Varios años después y con la cabeza fría todo resulta más claro y fácil.

Nuestra experiencia dice que para EURAIL PASS las reglas son las reglas y que, como indica el manual, equivocarse no tiene vuelta atrás. Ni en Alemania ni en Francia hubo caso. Hay quienes dicen que si esto nos hubiera pasado en España, hubiésemos corrido con mejor suerte. No lo sabemos y tampoco tenemos planeado volver a intentarlo.

 

0

2 Responses to EL DÍA QUE PERDIMOS 400 EUROS CON EL EURAIL PASS

  1. Catalina dice:

    Hola Barbara, ahora Eurail cometió un error conmigo, y no quieren responder. Pierdo aprox 300€ gracias a SU error.
    No me responden y nada.
    Por favor, sabes cómo puedo denunciarlos? O que hacer?

    Mil gracias

    saludos, Catalina
    info@catalinaclaro.com

    • Bárbara dice:

      Hola Catalina,
      ¡Lamentamos mucho que hayas tenido un problema de estos en tu viaje!
      En nuestro caso, el problema surgió por un error que cometimos nosotros, por lo que no hubo mucho que podamos hacer (por más de que lo intentamos).
      Ahora bien, habría que ver cuál fue el problema en tu caso.
      Si el problema fue de la empresa de trenes, podes reclamarle directamente con ellos. Nosotros lo hemos hecho en alguna oportunidad y hemos obtenido buenos resultados.
      Otra cosa que habría que tener en cuenta es de qué modo adquiriste tu Eurail Pass: si lo sacaste directamente a la empresa Eurail o por alguna compañía tercerizada que lo comercialice, porque en ese caso podrían ser ellos a quien debas dirigirte con tu reclamo.
      Todo depende de qué es lo que te haya pasado.
      Si querés contanos un poco más que fue lo que te pasó para ver si podemos ayudarte de algún modo y además para que otros viajantes aprendamos de tu experiencia.
      Gracias por escribirnos!
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas