AUSTRIA, VIENA

QUÉ VER EN VIENA

Viena es una de esas ciudades elegantes en donde es fácil imaginarse las épocas de Palacios, carruajes y pelucones blancos.
Esta ciudad ofrece muchas atracciones interesantes. Por eso, si estas planeando tu primer viaje a la capital austríaca, acá te ayudamos a organizarte y saber qué ver en Viena.

💡 ¿VIENA EN 3 DÍAS? ¡NOSOTROS TE AYUDAMOS!

Si estás con poco tiempo, o no podés elegir entre las mil atracciones que ofrece la capital de Austria, acá te contamos qué ver en Viena en 3 días.

QUE CONOCER EN VIENA

💡 PRECIOS EN VIENA

Antes de empezar hablar de que ver en Viena, hablemos de precio en Viena.
A diferencia de ciudades como Madrid o Varsovia, Viena es cara.
El alojamiento y las entradas a la mayoría de las atracciones en Viena, no son precisamente baratas.

Para que tengas como referencia: el boleto sencillo de metro cuesta €2,20 (¡el doble que en Madrid!) y un café puede costar €4 aprox. Sentarse en un restaurante al azar, puede ser muy costoso ¡Chusmeá precios antes! Por eso, la compra de supermercado para picnic, los miles de puestos callejeros y los fast foods internacionales, se vuelven una gran opción a la hora de comer en Viena.

Pero no desesperes. Porque en nuestra lista de qué hacer en Viena, también incluimos precios para que puedas empezar a hacer números reales.

QUÉ VER EN VIENA

Stephansplatz (la Plaza De San Esteban) y Stephansdom (la Catedral de San Esteban)

Si me preguntas a mí, lo primero que hay que ver en Viena, es Stephansplatz (la Plaza de San Esteban.)
Es el mismísimo centro  de la capital austríaca. Se encuentra en el casco antiguo y es una visita imprescindible en Viena.
Está repelto de edificios importantes, tiendas, restaurantes y cafés. Siempre está llena de turistas y artistas callejeros ofreciendo espectáculos de todo tipo.

LA CATEDRAL DE SAN ESTEBAN, EN VIENA


En Stephansplatz, se encuentra la catedral más importante de Viena: Stephansdom, la Catedral de San Esteban.
Es reconocida por su torre en forma de aguja, su bello tejado de azulejos, y por ser el lugar en el que se casó y en el que luego, se velaron los restos de  Mozart.

VISITAR STEPHANSDOM


Vale la pena al menos entrar y ver. La entrada a la Catedral, es gratuita.
Ahora bien, si querés tener acceso completo (que incluye la zona central de la Catedral, las catacumbas, y las Torres), el ticket cuesta €14,50 (incluye audioguía.)
Si tu idea no es recorrer todo, pero sí ver alguna de estas atracciones, podés sacar tickets individuales, según lo que te interese.

QUE VER EN VIENA: STEPHANSDOM

💡 RECOMENDACIÓN: ¡SUBÍ A LA TORRE DE SAN ESTEBAN!

Si optas por subir los 343 escalones de la Torre, al llegar a la cumbre, te recompensará una vista increíble de los techos de Viena y una tienda de suvenires (¡inesperado totalmente!)

LAS VISTAS DE LA CATEDRAL DE SAN ESTEBAN

Pestsäule (Monumento a la Peste)

A pocos metros de la Catedral de San Esteban, sobre la calle Graben, te vas a cruzar con otra de las cosas que hay que ver en Viena. Es  el Pestsäule, el Monumento a la Peste, Columna de la Trinidad.
Es una gran escultura  (hoy de mármol, pero en la antigüedad fue de madera) construida luego de la peste que castigó a Viena en 1679.
Fue un pedido del emperador de turno (Leopoldo I) que había prometido que la construiría si la peste desaparecía.

VISITA EL MONUMENTO A LA PESTE DE VIENA

La Avenida Ringstrasse

¡Recorré la avenida Ringstrasse!
Es la avenida más importante de Viena, con más de 5 kilómetros de largo y es un paseo obligado tanto para locales, como para turistas.
Es una avenida circular ubicada alrededor del centro de la ciudad. Está ubicada en el mismo lugar donde antiguamente se encontraba la muralla que protegía a la ciudad.

Si elegis recorrerla podrás ver muchos de los edificos más importntes de la Viena: la Ópera, el Palacio Hofburg, el Ayuntamiento, el Parlamento, el Museo de Historia Natural, la Universidad y el Museo de Historia del Arte.

En sus alrededores, también hay varios parques donde sentarse a descansar un poco o a hacer algún que otro picnic (lo que te aseguro que es una gran opción para ahorrar dinero en Viena.)

💡 ¿CÓMO RECORRER LA RINGSTRASSE?

¡Se puede recorrer completa en tranvía! Y para eso tenés dos alternativas:

TRANVIA “COMÚN Y CORRIENTE”: las líneas 1 y 2 del tranvía recorren la avenida Ringstrasse.
Ambas líneas hacen paradas en algunos de los edificios más emblemáticos de Viena (como el Parlamento, la Ópera y el Palacio Hofburg.)
El ticket sencillo cuesta €2,40.

VIENNA RING TRAM: esta es una opción más adaptada al turismo (más parecida a los Buses Turísticos de la ciudad), que recorre toda la avenida, mientras ofrece información acerca de los lugares por los que pasa.
Durante su recorrido, hace 13 paradas.
Funciona todos los días de 10 AM a 6 PM (en los meses de verano, hasta las 7 PM), con una frecuencia de un tranvía cada media hora. Y ofrece, diferentes tipos de tickets:

  1. Opción 1: un ticket que es válido únicamente durante 30´ y te permite hacer un único recorrido completo (y no te permite subir y bajar), que cuesta €8.
  2.  Ópción 2: un ticket más completo, que es válido tanto para el Ring Tram como para toda la red de transporte de Viena durante 24 hs. Cuesta €14.
  3. Opción 3: cuesta €9 y es válido durante 24 hs.
RECORRE VIENA EN TRANVIA

Ópera de Viena

💡 Si me dicen “Viena”, inmediatamente, se me vienen a la cabeza dos cosas: salchicha vienesa (ya hablaré de ella más adelante) y música clásica. Y esto último tiene que ver con que, esta ciudad, tiene mucho que ver con la historia de la música clásica. ¡Es por eso que, la Ópera, es una de esas atracciones principales que tenés que ver en Viena!

La Ópera de Viena, fue inaugurada en 1869 y representa el centro de la actividad musical de Viena.
Mozart, Gustav Mahler y Richard Strauss, son solo algunos de los grandes de la historia de la música que han pasado por aquí y eso sumado a la bella arquitectura de su edificio, hacen de la Ópera, una de las principales atracciones en Viena.

NO TE PIERDAS LA OPERA DE VIENA


Para conocer la Ópera de Viena podés hacer la visita guiada por el teatro. El ticket general cuesta €9.
Pero esa no es la única opción porque, aunque no lo creas, también podés ver un espectáculo.
Si bien, los precios de las mejores localidades rondan los €150, podés conseguir entradas para la Ópera por pocos euros.
Aunque no lo creas, es posible ver un espectáculo de ópera, ballet o concierto de música por €3 o €4. Eso sí: tendrás que ver la Ópera de pie (lo cual no es tan grave.)

Ahora bien, sabemos que  te estas preguntando: ¿cómo consigo entradas baratas para la Ópera de Viena?
Es muy sencillo, auque requiere un pequeño esfuerzo: vas a tener que hacer cola un par de horas antes de la función para comprarlas. Las boleterías abren 90´antes, pero lo ideal es estar al menos 2 horas antes del comienzo de la función.

💡 4 DATOS ÚTILES SOBRE LOS TICKETS PARA LA ÓPERA DE VIENA

1) Las entradas de €4 son las primeras que desaparecen ¿Por qué? Porque son localidades que están ubicadas a la altura del primer piso, en frente del escenario. Así que si querés asegurarte conseguir una de estas, anda con tiempo extra.

2) Tené en cuenta que solo se vende una entrada por persona.

3) Con entrada en mano (la de €3, la €4 o la de €150) podés moverte por el teatra como quieras.

4) ¡OJO! una vez que empieza, ¡no podés volver a entrar hasta el intervalo! (No importa si pagaste €3, €4, o €150.)

El ayuntamiento deViena (Rathaus)

No sé si es una de las atracciones más importantes de Viena, pero vale la pena al menos darse una vuelta para verla desde afuera. Es un edificio imponente de estilo gótico construidos entre 1872 y 1883. Tiene unos jardines muy lindos que en primavera y verano explotan de colores.
La entrada es gratuita (¡aleluya, Viena!) y está abierto de 8 AM a 6 PM.

Kärntner Straße (la calle Kaerntnerstrasse)

Si te preguntas qué más hay qué ver en Viena, la respuesta es: la Kärntner Straße.
Es una de las calles más comerciales de Viena y conecta la plaza de la Catedral (Stephansplatz) y el Graben, con la Ringstrasse.

VISITA LA LA CALLE KAERNTNERSTRASSE EN VIENA

Está llena de bares, restaurantes y tiendas de moda (desde Swarovski hasta Forever 21).
Encontrarás también, muchas tiendas de venta de suvenires (Klimt, Mozart y Sissi son las súper celebridades vienesas aportándole sus rostros, principalmente, a postales, campanitas y chocolates.)

📌 ¿Ya reservaste alojamiento en Viena? El casco histórico de la ciudad es caro, pero es una de las dos zonas que recomendamos donde alojarte en Viena ¡Enterate cuál es la otra!

Volksgarten

¡Otra de las cosas que tenés que ver en Viena, es el Volksgarten!
Es un parque ubicado justo en frente del Parlamento de Viena, que durante la primavera está repleto de rosedales.
Destacan un monumento a la Emperatriz Elisabeth (más conocida por todos como Sissi, por sus películas) y el Templo de Teseo.
Durante el día, y en las épocas en las que el clima acompaña, es otra buena opción para hacer un picnic.
Por las noches destaca como una zona de bares y discotecas muy de moda. Así que, si te interesa la movida nocturna, anda enfilando para el Volksgarten.

Palacio de Hofburg

Si hay algo que no podés perderte y que sin dudas tenés que ver en Viena, es el Palacio de Hofburg.
¡Es inmenso! De hecho, es el más grande de la ciudad austríaca.

UNA DE LAS PRINCIPALES ATRACCIONES DE VIENA, PALACIO DE HOFBURG


Es un complejo que alberga muchos edificios y está ubicada en el casco antiguo de la ciudad.
En él, han vivido muchas “celebridades” imperiales, en su mayoría relacionadas a los Habsburgo (entre ellos, Francisco José I y su esposa, Sissi, la Emperatriz.)
Durante mucho tiempo fue la residencia oficial de invierno y actualmente, es la residencia oficial del presidente de Austria.

Dentro del complejo de edificios hay un montón de atracciones interesantes, entre ellas:  la Biblioteca Nacional de Austria, la Escuela Española de Equitación, el Museo Albertina (hay Monet y Picasso entre otros), el Museo de Historia del Arte, los Apartamentos Imperiales, al Museo de Sisí y la Platería de la Corte, el Museo de Historia Natural y el Museo Etnográfico, entre otros.

De todo lo que hay para ver en el Palacio Hofburg, destaco dos visitas que me parecen las más interesantes:

Los Apartamentos Imperiales, al Museo de Sissi y la Platería de la Corte

Estos tres, suelen ser los más visto del Palacio Hofbug.
Junto a Klimt y Mozart, Sissi, se ha transformado en una de las grandes atracciones en Viena.
Visitar su museo, te permitirá hacer un recorrido por la vida privada la Emperatriz, por sus logros deportivos, su rebelión contra el ceremonial y protocolo de la corte, su gusto por la poesía y su obsesión con la delgadez.
Vas a ver muchísimos de sus efectos personales: objetos, joyas y prendas de ropa.

VISITAR EL MUSEO DE SISSI

En el recorrido por los apartamentos también podrás darte una idea de cómo vivían en aquella época (¡el baño de la Emperatriz es lo que más recuerdo!)
La Platería de la corte está bien, pero después de varios salones se vuelve un poco repetitivo (¡es una cuestión de gustos, nada más!)
Podés comprar el ticket combinado para las tres atracciones. Cuesta €12,90 e incluye audioguía, lo cual le suma 1000 puntos a la visita.
De septiembre a junio, está abierto de 9 AM a 5.30 PM. Entre julio y agosto, de 9 AM a 6 PM.

VISTA LA PLATERIA DE LA CORTE EN EL PALACIO HOFBURG DE VIENA

Museo de Historia del Arte de Viena

Dentro del Palacio de Hofburg, lo otro que recomendamos visitar, es el Museo de Historia del Arte.
Es un edificio construido en la época imperial y basta solo entrar y ver la imponente escalinata, para sentirse en un pasado grandilocuente y protocolar.

Este museo es el resultado de que a los Hamburgo les encantaba el arte. Vas a encontrar desde obras de Rembrandt, Tiziano, Rafael, Velázquez, Canaletto y Rubens, hasta una inmensa colección de monedas y piezas de la antigüedad griega, romana y egipcia.

La entrada general cuesta €16 y está abierto de martes a domingo de 10 AM a 6 PM. Los jueves el horario de cierre se extiende hasta las 9 PM. A tener en cuenta cuando organicen su itinerario porque está cerrado los lunes.

💡¡En el techo del Museo de Historia del Arte de Viena, hay frescos de Gustav Klimt!

Palacio Schobrunn

Otra de las cosas que tenés que ver en Viena (si es que sos fan de los palacios, por supuesto) es el Palacio Schobrunn.
Fue el Palacio de verano de los Hamburgo (o sea, Sissi y compañía pasaba el invierno en Hofburg, y en este otro palacete, el verano.)
El edificio y los jardines son IN-MEN-SOS y muy hermosos. Tiene más de 1000 habitaciones, aunque solo están disponibles para la visita 40 de ellas.

Visitar el Palacio entre abril y noviembre, cuesta €17,50 (por suerte ese precio incluye audioguía.) ¡Ojo! Porque la glorieta, el laberinto y los jardines privados no están incluidos en ese ticket. Si querés visitarlos tenés que pagarlos aparte.
Está abierto desde las 8 AM y el horario de cierre, dependerá de la época del año (entre las 5 PM y las 6.30 PM ¡Chequeen antes de ir!)

💡 ¿QUÉRES SABER CÓMO AHORRAR DINERO EN VIENA?

Existen tickets combinados para algunos Palacios.
Si sos fan de los Palacios, hay entradas combinadas que te permitirán visitar el Palacio de Hofburg (los Apartamentos Imperiales, al Museo de Sissi y la Platería de la Corte), el Palacio Schönbrunn y el Museo de Muebles Imperiales, que te resultarán más económicas que comprarlos separadamente.

El ticket combinado cuesta €29,90.

Palacio Belvedere

Si tengo que elegir mi Palacio preferido de Viena, sin pensarlo ni un segundo, elijo el Palacio Belvedere.
Es una de las cosas que tenés que ver en Viena, sin ninguna duda.

VISITA EL PALACIO BELVEDERE

Es probable que tenga que ver con que adentro me encontré con un Palacio transformado en una inmensa galería de arte, pero sobre todo, porque me encontré con “El Beso”, de Klimt.

El Belvedere cuenta con dos Palacios: el Alto Belvedere (el más grande y en el que encontrarás una gran colección de pinturas y dibujos de Klimt) y el Bajo Belvedere (donde hay exposiciones de arte barroco austríaco).

Para llegar de uno a otro deberás atravesar un inmenso y colorido jardín (esto último, está sujeto a la qué época en que lo visites.) Junto al Bajo Belvedere está el Orangerie, que en otra época se utilizó como invernadero. Hoy en día, se utiliza para albergar diversas exposiciones temporales.

VISITA EL BELVEDERE DE VIENA

Está abierto de 10 AM a 6 PM.
La entrada general cuesta €19 (incluye el acceso tanto al Alto como al Bajo Belvedere y a la Orangerie.)
En mi opinión, si sos fan del arte, el Palacio Belvedere, es un infaltable en un viaje a Viena.

Museumsquartier

El Museumsquartier es otra de las grandes cosas que tenes que ver en Viena. Sobre todo, aquellos que sean amantes del arte.
Es un complejo artístico que alberga más de 50 establecimientos dedicados a diferentes expresiones artísticas modernas y clásicas (arte visual y dramático, moda, teatro, danza, arquitectura, música, diseño, cine, etc.)
Podés sacar entradas individuales o combinadas según lo que te interese visitar.

MUSEUMQUARTIER DE VIENA

Casa Museo Freud

No es de las visitas más populares, y se sale un poco de la línea elegante e “imperialista”, pero para nosotros, la Casa Museo Freud, es una de las cosas que más interesantes que ver en Viena.
Es la casa en la que vivió durante más de 30 años. Hay expuestos objetos, cartas, fotografías y muebles originales.
La entrada cuesta €9 y se puede visitar de lunes a domingos entre las 10 AM y las 6 PM (es de las pocas cosas que encontrarás abiertas todos los días de la semana.)

EL MUSEO FREUD DE VIENA

Prater Park (Parque de diversiones de Viena)

Si viajas con chicos, o si simplemente te aburriste de tantos museos y Palacios, algo divertido que podés hacer en Viena, es visitar el Prater Park. Además de las atracciones clásicas como la montaña rusa o los autitos chocadores, es conocida por contar con la noria (rueda) más antigua de Europa.

Se encuentra ubicado a 3 kilómetros del centro, pero no desesperen que es muy fácil llegar: en bus (línea 80A), en metro (líneas U1 y U2) o en tranvía (líneas 5 y 0.)

Está abierto desde mediados de marzo a fines de octubre, todos los días de 10 AM a 1 AM.
La entrada al parque es gratuita. Pagás solo por las atracciones que te interesen (cuestan entre €1,50 y €5.)

VISITA EL PRATER PARK, EL PARQUE DE DIVERSIONES

Naschmarkt

El Naschmarkt es un mercado que descubrimos en nustro último viaje a Viena en 2017, y se acomodó en lo alto de la lista de “qué ver en Viena.”

Es un mercado que existe desde hace siglos, pero que se puso de moda en los últimos años.
Ofrece casi ocho cuadras de puestos de flores, fruta y verdura fresca, carne, pescado y especialidades, tanto locales, como de todo el mundo.

Me llamó la atención el colorido y la disposición elegante de los alimentos. Muchos de los puestos te dan para probar sus delicias: dátiles, aceitunas rellenas, frutas secas, etc.
Además de comprar productos frescos, podés comer en alguno de los restaurantes que están dentro del mercado y sus alrededores.

Tema precios: en la teoría, y según mis cálculos, los mercados deberían vender sus productos a precios más económicos que en tiendas y supermercados, pero por alguna razón, esto no pasa.

Está abierto de lunes a viernes de 6 AM a 6.30 PM y los sábados: de 6 AM a 2 PM.

TENES QUE IR AL NASCHMARKT DE VIENA

💡 2 RECOMENDACIONES PARA VISITAR EL NASCHMARKT

RECOMENDACIÓN 1
Si podés, no visites el Naschmarkt ni viernes ni sábado
. Lo ideal es visitarlo de lunes a jueves.
Hay mucha menos gente (menos turistas, sobre todo) y eso hace que sea más placentero recorrerlo.

RECOMENDACIÓN 2
¡Si sos fan del queso, no dejes de visitar Käseland!
Es una tienda que se encuentra dentro del mercado, que ofrede una variedad de quesos im-pre-sio-nan-te.

Calle Mariahilferstrasse ¡de compras en Viena!

Si te interesa dedicarle un tiempito a hacer compras en Viena (ropa, accesorios y tecnología), te recomendamos que visites la calle Mariahilferstrasse.

Es una peatonal súper animada, que además de ofrecer una gran concentración de hoteles y cafeterías, tiene muchas de las marcas en las que podrás comprar bueno y barato en Europa: Bershka, Pull&Bear, New Yorker y H&M (tiene un piso completo dedicado a su línea HOME, y eso no es muy común en Europa.)

¡Hay muchas otras tiendas en sus casi 20 cuadras comprendidas entre el Museumsquartier y la estación de tren Wien Westbahnhof.
Además, si lo que te interesa es comprar tecnología, hay una tienda Saturn bastante grande para perderse entre las góndolas.

¿DÓNDE COMPRAR EN VIENA? VISITA LA DE COMPRAS EN LA CALLE MARIAHILFERSTRASSE

💡 HORARIOS EN VIENA

¡Organizate bien! Porque en Viena todo cierra temprano. Tiendas, museos, restaurantes, bares… ¡TODO!
Así que, nuestra recomendación, es que planees bien tu estadía para que no te quede nada en el tintero y las horas del día te alcancen para hacer todo.

HORARIO DE LAS TIENDAS: la mayoría están abiertas de lunes a viernes entre las 9 AM y las 6 PM (hay algunos negocios que los jueves están abiertos hasta las 8 PM) y los sábados de 9 AM a 5 PM. ¡Los domingos esta todo cerrado!

HORARIO DE LOS MUSEOS: varía según cada caso, pero la mayoría cerrados los lunes y abiertos de martes a domingo de 10 AM a 5 PM. En algunos casos, los jueves, el horario se amplía hasta las 9 PM.

QUÉ COMER EN VIENA

Viena es reconocida mundialmente por varias delicias que no deberías dejar de probar en una primera visita.
Van acá los que para nosotros son los imperdibles de la comida vienesa.

PROBA LA SALCHICHA VIENESA

Probá el café vienes

Una de las cosas que no podés dejar de hacer en Viena, es tomar un buen café vienes. Lo vas a encontrar en la mayoría de las cafeterías de Viena.

¿Qué tiene? Hay muchas variantes, pero el clásico lleva, café (obviamente), crema montada y cacao.

Y si el presupuesto se los permite, (ya dijimos que los precios en Viena son altos) acompáñenlo con una porción de Apfelstrudel (strudel de manzana) ¡Qué rico! ¡Qué ganas de volver!

💡Si a tomar el clásico café vienes, quéres sumarle vivir la experiencia de tomarlo en alguno de los clásicos cafés de Viena (por los que pasaron famosos artistas y políticos) podés visitar el Café Landtmann, el Café Central o el Café Hawelka.

Probá la original Torta Sacher

Ir a Viena y no probar la original Torta Sacher, ¡sería casi cosa de herejes!
La mejor de todas las versiones de esta famosísima torta, la vas a encontrar en el Café Sacher.

Ahora bien, sentarse a tomar un café con torta allí es, como todo en Viena, caro.
La porción de torta cuesta €6,90 (súmale el café y dejás el presupuesto de varios días en un segundo.)

COME LA ORIGINAL TORTA SACHER EN VIENA

💡UNA OPCIÓN MÁS ECONÓMICA PARA PROBAR LA ORIGINAL TORTA SACHER

Si realmente querés probar la original Torta Sacher, pero no querés hipotecar tu riñón izquierdo, la otra opción, es comprar unas mini tortas Sacher.
Es un poco más grande que un bombón y cuesta €4.90. No es mucho el ahorro, lo sé, pero es algo…

El Café  Sacher (que además de un café es un hotel) tiene un pequeño anexo donde podés comprar algunas delicias “take away”.
Nosotros hicimos eso y después lo comimos en el hotel. ¡Muy recomendable!

Comé la Wiener Schnitzel

¡Tenés que probar la Wiener Schnitzel! Escalope de carne de cerdo empanado y luego, frito… ¿a qué te suena? ¡Exacto! Es una milanesa y es el plato más típico de Viena.
Normalmente se sirve acompañado de una ensalada de papa y una salsa agridulce de arándanos.

¿Dónde comer una Wiener Schnitzel en Viena?
¡Fácil! Podrás probarla en la mayoría de los restaurantes vieneses.

TENES QUE COMER LA WIENER SCHNITZEL

Probá la Wiener Wurst (en pan o al plato)

Si vas a Viena y no probas la Wiener Wurst (salchicha vienesa), es como si no hubieses ido… Bueno no sé si tanto… Pero me lo vas a agradecer  🙂

Vas a encontrar muchos puestos callejeros que las venden (los “wurst kiosk”.)
Te las sirven en pan (le hacen un agujero y allí meten la salchicha) o bien, la cortan muy velozmente en rodajas gruesas y te lo sirven en un platito de cartón.

Hay diferentes variedades (más o menos picantes, ahumadas, etc.) y cuestan alrededor de €3,50.
Se come rápido, de parado y en la calle. ¡Un placer!

QUÉ VISITAR CERCA DE VIENA

Y si viste todo lo que habia que ver en Viena y tenes ganas de más, hay ciudades que podés visitar en un día desde Viena: Budapest, Bratislava y Salzburgo son solo algunas de ellas.

Podés contratar tours armados, que te llevan, te pasean por tu destino y luego te devuelven a Viena o bien, podés armarlo por tu cuenta. Sin dudas, esta última opción es la que más nos gusta y la que resulta mucho más económica.

VISITAR CIUDADES CERCANAS A VIENA

De Viena a Bratislava

Bratislava es una de esas ciudades que definitivamente se puede recorrer en un día (¡pocas veces me leerán decir algo así!)
Tiene su encanto, pero es una ciudad muy chiquita.

En un día podés recorrer el casco histórico (donde encontrarás las famosas esculturas callejeras), el Castillo de Bratislava, la Iglesia Azul, la Puerta de San Miguel (la única puerta que queda de la antigua fortaleza de Bratislava) y su Catedral, la Plaza Mayor de Bratislava, la muralla, el Ayuntamiento y la ópera de Bratislava.
Parece mucho, pero al ser una ciudad tan pequeña, está todo cerca, se recorre fácil y rápido.

Nuestra experiencia: durante la mañana recorrimos la ciudad por nuestra cuenta y a la tarde hicimos un FREE TOUR que resultó muy interesante.

COMO IR DE VIENA A BRATISLAVA

💡 DÓNDE COMER EN BRATISLAVA ¡RECOMENDACIÓN GASTRONÓMICA!

Comer en el centro histórico siempre resulta más caro y no siempre se encuentran las mejores opciones.

Si quieren comer comida típica, abundante y a buen precio, les recomendamos que vayan a Divny Janko.
Se encuentra a 5´ a pie del centro histórico y es muy visitado tanto por lugareños como por turistas.

Nosotros comimos dos milanesas rellenas con papas fritas (PLATOS IN-MEN-SOS) y dos bebidas, y nos costó €11.80. Abundante, barato y muy rico ¡Muy recomendable!

Ahora bien, si te estas preguntando cómo ir de Viena a Bratislava, tenemos 3 opciones para darte: tren, bus y barco.

TREN: ¡la opción tren es la más conveniente!
El viaje dura aproximadamente una hora y el ticket cuesta entre €10 y €16.
Los trenes salen cada una hora desde la Estación Central de Viena, Wien Hauptbahnhof, y llegan a la estación Bratislava hl.st.
Desde allí, solo tendrás que caminar unos 10´para llegar al casco antiguo de Bratislava.
Que haya tanta frecuencia de trenes por día, hace que no sea necesario reservar los tickets con anticipación.
Para volver de Bratislava a Viena,  la frecuencia es la misma, así que tampoco tendrán problema para conseguir un asiento.
Eso sí: ¡chequeen a qué hora sale el último tren desde Bratislava!

BARCO: no es una opción muy recomendable desde el punto de vista de la duración del viaje y el costo.
El viaje toma 75´ y el ticket cuesta entre €20 y €38 por tramo (dependiendo de lo asientos que elijas.)
Hay dos compañías que realizan este trayecto. La más conocida es Twin City Liner.
Los barcos salen desde el centro histórico de Viena (desde Schwedenplatz) y atracan a pocos minutos caminando del centro histórico de Bratislava.
(Por lo único que creemos que esta puede ser una buena opción, es si sos un amante de la navegación y el trayecto pasa a ser parte de la gracia del paseo.)

BUS: dependiendo del horario, el viaje puede durar entre una hora y una hora y media y el ticket puede costar entre €5 y €8. Podés tomarlo en la estación Sudtirolerplatz o en el aeropuerto de Viena.

De Viena a Salzburgo

Salzburgo, es una de las ciudades más importantes de Austria.
Se encuentra a unos 300 km. de Viena y vale la pena dedicarle, aunque sea, una visita de un día.

Algunas de las atracciones que no deberías perderte en un día en Salzburgo son la Catedral de Salzburgo, la casa Natal de Mozart, los Palacio y jardines de Mirabell, la Kapitelplatz y Alter Markt, Residenzplatz y la Fortaleza de Hohensalzburg.

Sin dudas, para nosotros, la mejor alternativa para ir de Viena a Salzburgo, es en tren.
El trayecto toma aproximadamente dos horas y media, y el pasaje cuesta entre €20 y €54 (según el horario y la compañía.)
También, hay buses que hacen el trayecto, pero si tu idea es ir y volver en el día, no resulta la opción muy conveniente dado que el viaje tarda entre tres horas y media, y cuatro horas.

VUSUTAR SALZBURGO DESDE VIENA

De Viena a Budapest

Budapest es una ciudad que merece un poco más de un día. Pero si tu itinerario es ajustado, y la única opción que tenés es dedicarle solo un día, ¡adelante! Mejor 1 día en Budapest que, ningún día en Budapest.

Como imprescindibles: el Parlamento, el monumento “Zapatos en el Danubio”, el Puente de las Cadenas, el Castillo y la colina de Buda, el Bastión de los Pescadores, la calle Vací Utca y la Basílica de San Esteban.

COMO IR DE VIENA A BUDAPEST

💡 QUÉ COMER EN BUDAPEST ¡RECOMENDACIÓN GASTRONÓMICA!

La comida es Budapest es muy rica y muy barata (sobre todo a comparación de Viena.)

¡Prueben los LANGOSH! Una especie de pan frito que encima tiene de todo tipo de cosas. Los hay dulces y salados y son muy económicos (€3 aproximadamente). Se comen en la calle de parado o en cualquier restaurante.
Y para la merienda (o para la hora que sea) ¡prueben los KÜRTŐSKALÁCS!
En Praga hay unos muuuuuuuuuy similares. Son una especie de cilindro de masa dulce que se puede comer solo, relleno de crema batida, con canela, con chocolate… Hay muchas variantes. Lo mejor: acompañarlo con un café con leche.

De Viena a Budapest se puede ir en bus o en tren.
En tren, el viaje toma poco más de 2 horas y media y cuesta entre €19 y €35 (varia según el horario.)
En bus, el viaje tarda un poco más  y cuesta entre €9 y €20 (depende del horario y la compañía.)

QUE HACER Y QUE VER EN VIENA

Si llegaste hasta acá ya sabés qué ver en Viena. Ahora solo resta que te organices y armes propio tu itinerario en base a tus gustos e intereses.

Si nos preguntas a nosotros, a Viena le quedan bien 3 días. Por eso, si querés saber qué ver en Viena en 3 días, ¡nosotros te ayudamos!

💡 LA VIENNA PASS, UNA BUENA OPCIÓN

En Viena, existe la VIENNA PASS. ¿Qué es?
Es una tarjeta turística que te permitirá tener acceso a más de 60 atracciones en Viena.

¿El precio? Varía si el pase es para 1, 2, 3 o 6 días (van desde €59 a €154.)
Tendrás que hacer cuentas y ver si, según lo que te interese visitar, te resulta conveniente adquirirla, o no. Una ventaja extra: te permitirá ahorras tiempo con el acceso rápido “Fast Track”.

Post anteriorPost siguiente
Bárbara
Soy fan de la canela y de Messi, de los viajes, la música y el cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *