ARMÁ TU VIAJE

ITINERARIO DE VIAJE: Cómo armar uno a TÚ medida

Si estás empezando a planear un viaje y te estás preguntado por dónde empezar a armar un itinerario de viaje, estás en el post indicado. Ordenamos toda la información clave que te permitirá crear un recorrido que se adapte a tus gustos y necesidades. ¿Dónde ponemos el foco? Optimizar tiempos (ni correr como maratonista ni perder tiempo valioso) y cuidar el presupuesto.
¿Dónde ir? ¿Cómo armar el recorrido? ¿Cuántos días debo dedicarle a cada ciudad? ¿Cómo defino qué fecha para cada ciudad? ¡Es mucho! Pero no desesperes, porque en este post, respondemos a todas estas preguntas y te daremos un paso a paso para armar un itinerario de viaje a tu medida. Armar un buen itinerario de viaje, es el primer paso para hacer realidad, esa tan soñada aventura.

💡 LAS CLAVES PARA ARMAR UN ITINERARIO DE VIAJE

Armar un itinerario de viaje no es algo lineal, sino que se trata más bien, de una tarea dinámica. A lo largo del proceso, lo vas a revisar y a ajustar, mil veces. Lo vas a dar vuelta, vas a poner y a sacar ciudades, vas a elegir cómo conectar las ciudades de mil maneras diferentes. Y eso, no significa no saber hacerlo, ni falta de experiencia, ni que sos nuevo, ¡ni nada! Armar un itinerario de viaje es una tarea dinámica que se contruye a partir de tus deseos, pero fundamentalmente, de la investigación para poder tomar las mejores decisiones.
ITINERARIO VIAJE
Un itinerario de viaje , se arma y se desarma una y mil veces

Cómo armar un itinerario de viaje

Los puntos de partida a la hora de armar tu itinerario de viaje pueden ser muy variados. Pero a pesar de eso, creemos que es posible listar qué cosas tendrás que resolver o tener en cuenta a la hora de armar tu itinerario. El paso a paso que te proponemos, es una herramienta bastante dinámica, que no pretende ser una biblia que deberás seguir si o si en ese orden, sino más bien, como una guía de tareas, que tiene como principal objetivo ordenar el proceso y no dejar ningún detalle librado al azar.

PASO 1: Definir la fecha de viaje

Definir la fecha y la época en la que vas a viajar, es un gran punto de partida para empezar a armar un itinerario de viaje. Algunas veces, no tenemos la posibilidad de elegir y resulta que podemos destinarle una cierta cantidad de días en una determinada época del año y no hay mucho que pensar. Viajamos cuando se puede, ¡y funciona! Pero no siempre es así. Hay veces, en las que podemos elegir en qué época del año viajar. Y tener esa posibilidad está buenísimo, porque será un viaje completamente diferente según la época del año en la que decidas viajar.

En algunos casos, la elección de la fecha, va de la mano de, cuál sea tu objetivo de viaje ¿Querés ir a disfrutar de la playa? ¿Contemplar auroras boreales? ¿Querés aprovechar las épocas de rebajas? ¿Querés disfrutar del Oktoberfest? En estos casos, la fecha de viaje estará necesariamente ligada al momento del año en que suceden estos acontecimientos. Y la respuesta a estas preguntas, surgirán de investigar, de leer blogs y de charlar con otras personas que hayan viajado.

Otras veces, la elección de la fecha, tiene que ver más con nuestros gustos y necesidades ¿Odias el calor (y la verdad que la idea de caminar al rayo del rol todo el día, no te suena nada divertido)? ¿No toleras las temperaturas demasiado bajas? ¿No contás con demasiado presupuesto y te convendría viajar en temporada baja? Acá también será fundamental informarte e investigar para evitar los momentos del año que no se adapten a vos.

Preguntas como las que sugerimos arriba, pueden ayudarte a empezar a definir la que sea para vos, la mejor época para viajar. A partir de esa definición, se desprenderá, la fecha exacta de tu viaje.

PASO 2: Hacer una lista de los lugares que te gustaría visitar

Este punto parece muy obvio, pero es muy necesario: hace una lista de destinos que desearías conocer. Incluí todos los lugares que te gustaría visitar. No importa si al principio te parecen demasiadas, o si están muy lejos unas de otras o, si a simple vista, te parece que por alguna razón no son compatibles. No dejes nada afuera. Vos, pone todo, porque ya habrá tiempo para sacar. Además, cuantas más ciudades incluyas en esta primera lista, más posibilidades tendrás de “jugar” a la hora de armar posibles recorridos. Así que, nuestra recomendación es que no dejes nada afuera, porque si bien, esta primera lista no es para nada definitiva (sabelo, no vas a ir a esas 158 ciudades en un solo viaje), es la base de donde se desprenderá tu itinerario de viaje final.

ITINERARIOS DE VIAJE POR EUROPA
La primera lista no es para nada definitiva

💡 CÓMO DECIDIR A DÓNDE LLEGAR Y DESDE DÓNDE VOLVER

A la hora de pensar tu itinerario de viaje, una decisión importante que deberás tomar es a dónde vas a llegar en primera instancia y desde dónde vas a volver a casa (o sea, el inicio y el fin de tu viaje). Hay veces, que empezás a planificar un viaje a partir de haber encontrado una muy buena oferta en pasaje y resolves tu itinerario alrededor de eso. Otras veces, empezas a armar tu itinerario de viaje sin nada. En este último caso, la elección del destino de llegada y de partida, deberá estar vinculada al recorrido que armes. Para eso, investigá precios (hay destinos a los que llegar resulta más económico que a otros, que tienen mayor frecuencia de salida, etc.) Otra cosa a tener en cuenta: podés elegir llegar y volver desde un mismo destino o llegar a una ciudad y volver desde otra (¡no descartes esta opción!) Puede que los pasajes solo ida o solo vuelta sean, a primera vista, más caros que los ida y vuelta, pero ahí, una vez que tengas un itinerario aproximado, tendrás que calcular cuánto te costaría moverte hasta ese destino. Por ejemplo: llegas a Madrid y empezas a subir y terminás tú recorrido en los países nórdicos.  Ahí deberás evaluar y comparar si te conviene volver desde donde finalizaste tu recorrido (Noruega, tal vez), o comprar un pasaje para volver a Madrid y desde allí, a tu destino de origen. Así que, a hacer cuentas y no dejarse llevar únicamente por los precios a simple vista.

PASO 3: Definí cantidad de días de viaje

A la hora de diseñar nuestro itinerario de viaje no es lo mismo tener 3 meses, 30 días o 10 días.  (Obvio, ¿no?) No solo porque no podés conocer la misma cantidad de destinos en un mes que en 10 días, sino también, porque teniendo definido este punto, hay muchos aspectos de la organización del viaje que deberás tener en mente para articularlos en pos de un aprovechamiento eficiente del tiempo y de nuestro presupuesto.  ¡El tema de los traslados es fundamental en este punto! Por ejemplo: si dispones de pocos días, no será una buena opción inclinarse por traslados largos durante el día porque estarías perdiendo un día entero viajando. Si podés hacerlo durante la noche, ¡mejor! O, invertir un poco más el algún otro medio de transporte más rápido. Ahí, evaluarás lo que está dentro de tus posibilidades.

💡 Y si estás organizando un viaje económico por Europa (o por otro destinos) no te pierdas este post que hicimos con unos consejos muy útiles para organizar un viaje económico.

Si bien, la cantidad de días de viaje está ligada a muchos factores particulares de cada viajero, sin dudas, uno común a todos, es el presupuesto. De todos modos, en líneas generales, entre 20 y 30 días, suele ser una buena cantidad de días PROMEDIO para pensar un recorrido por Europa por ejemplo.

💡 MUCHOS DÍAS DE VIAJE VS. POCOS DÍAS DE VIAJE

A mayor cantidad de tiempo de viaje, no solo tendrás la posibilidad de incluir mayor cantidad de destinos, sino también de ser más flexible a la hora de armar tu itinerario de viaje ¿Qué quiere decir esto? Que cuando viajamos por períodos largos de tiempo, no nos significa tanto dedicarle un día a un viaje en bus o en tren para llegar de un destino a otro. Incluso, también es más posible ir improvisando un poco sobre la marcha: quedarnos un poco más de tiempo en algún lugar que nos gustó mucho, o irnos antes de alguno que no cumplió nuestras expectativas.  
Ahora bien, a menor cantidad de tiempo de viaje, lo más aconsejable es, no solo acotar la cantidad de destinos, sino también elegir ciudades que estén relativamente cerca entre sí para evitar perder tanto tiempo en traslados complejos. Y, sobre todo, no dejar cuestiones libradas a la improvisación. Por ejemplo, no suele ser una buena idea llegar a una ciudad y empezar a buscar donde alojarse (perderías mucho tiempo y seguramente pagarás más de lo que te gustaría).

PASO 4: Achicá tu lista de destinos y armá un recorrido

Algunos pasos atrás habías volcado en una lista, todos los destinos que te gustaría conocer. Bien,  en este paso a paso para lograr un buen itinerario de viaje, es hora de que empecemos a acotar esa lista de forma inteligente. ¿Qué destinos NO estás dispuesto a sacar de la lista? ¿Cuáles son los que querés visitar sí o sí? ¿Cuáles te quedan un poco más “a contramano” y sería ideal dejarlos para otra oportunidad? Este tipo de preguntas pueden ayudarte a empezar a limpiar tu lista.

Otra buena forma de empezar a ordenar esos destinos, a sacar, y porque no, a sumar, es volcar esos destinos en un mapa. Podés usar un mapa de papel (si sos de los más clásicos que prefieren ir resaltando, escribiendo y tachando en algo palpable) o bien, valerte de aplicaciones como Google Maps o My Maps. ¿Para qué? Esto te permitirá visualizar la ubicación de las ciudades, las distancias y te dará la posibilidad de empezar a trazar posibles recorridos.

💡 RECOMENDACIÓN: a la hora de armar estos recorridos, intentá hacerlo (en la medida de lo posible) siempre en la misma dirección. Esto te permitirá un mejor aprovechamiento del tiempo.

PASO 5: Investigá las diferentes formas de conectar tus destinos

Este paso, va, definitivamente, de la mano del paso 4.  Tanto, que más que denominarlo “PASO 5”, debería haber sido un 4B. Porque a medida que empezas a armar posibles recorridos, deberás ir investigando las diferentes formas de conectar tus destinos: tren, avión, bus, ferry, o ¡lo que sea! Es hora de empezar a investigar que opciones tenés para unir los distintos puntos de tu recorrido.

Es posible que haya más de una opción: compará precios, chequeá horarios, tiempo de viaje (en general más barato significa más tiempo de viaje) y, sobre todo, qué frecuencia de salida tiene ese medio de transporte (un tren/vuelo por día, varios por día, uno cada dos días). Por ejemplo: en un viaje que hicimos a Grecia, planeamos ir de Atenas a Santorini en ferry. Cuando nos pusimos a investigar, descubrimos que no salían ferris todos los días que conectaran el continente con la isla, y esto resultó ser un factor determinante más adelante cuando tuvimos que volcar la información en el calendario. ¿A qué vamos con esto? Que si bien, a esta altura todavía no asignamos las fechas exactas a cada destino, es un buen momento para empezar a entender e incorporar este tipo de cuestiones que, a la hora de armar el recorrido final, serán determinantes.

Otra cuestión que suele aparecer en este punto, (y esto reconfirma mi teoría de que este debería haber sido el “PASO 4B” y no el “5”), es que, al intentar trazar un recorrido, puede surgir cierta complejidad para unir destinos (porque el viaje es demasiado largo, porque hay que hacer combinaciones extrañas para llegar de un punto a otro, o porque es caro). Y en este punto, tendrás dos opciones: descartar alguno de estos destinos (a esta altura, la lista de destinos aun sigue siendo mutante y puede sufrir cambios) o bien, empezar a considerar destinos alternativos o intermedios, que no habíamos contemplado en primera instancia, pero que empiezan a ser una opción para facilitar nuestro recorrido.

💡 APPS SUPER ÚTILES PARA SABER CÓMO CONECTAR DESTINOS

Hay varias páginas y aplicaciones que te serán muy útiles a la hora de intentar unir los distintos destinos de tu itinerario de viaje. Las que más solemos utilizar: Omio, Hopper, Skyscanner y Rome 2 Rio.

PASO 6: Investiga los destinos que querés visitar

Con la lista de destinos ya más acotada, y el primer planteo de recorrido que hicimos, lo ideal es que investigues los destinos de tu lista, para saber, más o menos, cuantos días deberías dedicarle a cada uno de ellos.

💡 Antes de que investigues nada, debo decirte que, nuestra recomendación, es que nunca dediques menos de 3 días a ningún destino (salvo, contadas excepciones). Contemplamos que el día 1 llegas (en el mejor de los casos, por la mañana temprano), te ubicas y te acomodas y el día 3 ya te estas yendo (en el mejor de los casos, a última hora).

Es importante investigar qué ofrece cada ciudad, pero principalmente, qué te interesa a vos conocer allí. Porque puede haber mil ruinas o museos para visitar, pero si a vos no te interesa, no tiene mucho sentido que le dediques mucho tiempo.

Como recorrer Europa
Re retro investigar en libros. Internet está más a mano 🙂

Un ejemplo: viajeros interesado en conocer Paris. Uno de ellos, tiene como objetivo hacer una pasadita rasante por el Louvre, conocer alguno de sus barrios más emblemáticos, sentarse en sus cafés y tal vez, escapar un día a Versalles. Ese plan, suena muy bien para 3 o 4 días. Mientras que para el que va con el objetivo de conocer la ciudad, pero además, exprimir al máximo la oferta museística (en París se encuentran algunos de los museos más importantes del mundo), 5 días, es lo mínimo que tendrá que contemplar. Así que, si bien hay una cantidad mínima de días recomendados, la cantidad de días que le dediques a un destino, dependerá de lo que a vos te interese.

PASO 7: Volvé a revisar la lista de destinos y el recorrido

Ya investigaste qué ver en tus destinos y cómo conectarlos, es hora de volver a revisar la lista de destinos y acotarla en base a la cantidad de días que tenés de viaje. Volvé al mapa las veces que sea necesario y revisá la mejor forma de armar un recorrido eficiente. (No tengas miedo de sacar ciudades de tu lista. Yo sé que cuesta, pero confiá en que menos, es más).

🔊 ADVERTENCIA SOBRE LA LISTA DE DESTINOS Y EL RECORRIDO

Ya te lo habíamos advertido, pero vale volver a decirlo ¡La lista de destinos y el recorrido final, se modifica muchas veces! Por más de que acá intentamos ponerle un orden, sabé que es algo que, a medida que vayas adquiriendo información y empapándote más de todas tus posibilidades, irás modificando una y otra vez. Porque así funciona. Así que no te asustes ni te frustres. Es normal y parte del proceso.

PASO 8: Asignale cantidad de días a cada destino

A esta altura, ya sabes qué cantidad de días le vas a destinar a tu viaje, tenés una lista de destinos (más o menos final), armaste un posible recorrido y tenés claro qué es lo que te gustaría visitar en cada lugar. Es el momento de que, en base a toda esa información que recopilaste, le asignes la cantidad de días a cada destino.

Organiza tu viaje por europa
nates de asignar cantidad de días a una ciudad, ¡INVESTIGÁ!

💡 DATO PARA VISULIZAR MEJOR ESTADÍA Y TRASLADOS POR DESTINOS

Algo que nos sirve mucho para poder visualizar nuestros planes y poder detectar que no estamos dejando nada afuera, es diferenciar con color (o de la forma que sea) la forma en que haremos el traslado de una ciudad a otra. Si es un tren de noche, o un bus de todo el día o un vuelo de una hora. Esto ayuda, no solo a poder visualizar cada cosa correctamente, sino que también te permite darte cuenta qué cantidad de tiempo tendrás realmente para dedicarle a cada destino.

PASO 9: Del mapa al calendario, ¡asignale fechas a las ciudades!

Ya es hora de trasladar el recorrido que armaste en el mapa, a un calendario. En este punto, tendrás que contemplar qué fechas calendario le corresponden a cada ciudad.

Nuestra recomendación es empezar desde lo inamovible hasta lo más flexible. Por ejemplo, la fecha de llegada y de vuelta (si ya tenés pasaje) no va a cambiar. Volcá primero todo lo que ya sabés que tendrá que ser en esa fecha y no en otra. Eso te dará un marco sólido entre el cual moverte. Algo muy importante a tener en cuenta: prestale atención, no solo a la cantidad de días que le vas a asignar a cada destino, sino también, a la cantidad de noches. Esto, parece una obviedad, pero no lo es tanto. Es fácil confundir cantidad de días con noches y eso puede generarte conflicto a la hora de reservar hospedaje. También tendrás que tener en cuenta, si tenés tramos de viaje que son durante la noche y que reemplazarán una noche de hotel. ¡Poder verlo en el calendario es fundamental para evitar errores y confusiones!

Están los que usan el Excel, la agenda del Outlook o alguna app. Pero también están lo que, como yo, usan planillas de papel (súper retro, pero es la forma que mejor me funciona). Otra cosa que me funciona mucho, es usar colores para diferenciar las ciudades y agregar también la forma en que me voy a trasladar de una ciudad a otra con otro color. Es una forma de poder visualizar todo, ver que tenemos y que falta definir.

Solo estos 9 pasos te separan de tu itinerario de viaje. Si llegaste hasta acá, habrás podido confirmar que no se trata de un proceso matemático, pero si tenés en cuenta esta guía, seguramente podrás ordenarte y darle a tu itinerario, la forma que querés.  ¿Las claves? Investigar, revisar y volver sobre tus pasos, las veces que sea necesario.

Hace el mapa de tus destinos

itinerario de viaje: 6 consejos infalibles

1️) No intentes conocer toda Europa en 30 días, a veces menos ciudades es mejor. Correr de un lado para el otro, con el único fin de tocar el suelo de 52 ciudades diferentes en 12 días, no es buena idea. Vas a volver sin haber conocido nada realmente y con un stress de aquellos.

2) A veces, una forma de facilitar la organización de un recorrido puede ser, acotar el mundo a algo más pequeño. Por ejemplo, podés pensar dedicarte a conocer un único país o una zona (países nórdicos o Europa del este). Otra opción muy válida es, pensar en temáticas (un recorrido por la Europa de la Segunda Guerra Mundial o Europa Medieval). Reducir de alguna manera el mundo a algo más chico, simplifica mucho las cosas.

3) En materia de conexiones entre ciudades, no siempre la opción más económica, termina siendo la más conveniente. A veces, en el afán de cuidar nuestro presupuesto al máximo y de optar por la opción de transporte (aparentemente) más veloz, nos dejamos llevar por las ofertas de vuelos low cost para conectar los distintos destinos de nuestro itinerario de viaje. OJO CON ESO. Tené en cuenta que tomar un avión requerirá que llegues varias horas antes de tu vuelo y que te traslades hasta el aeropuerto (que en vuelos low cost, suelen ser los secundarios que están más alejado de la ciudad). Nuestra recomendación, es que a la hora de evaluar, no te olvides de este detalle.

4) No hagas combinaciones estrambóticas de transporte. Si armas tus propias conexiones para llegar de un destino a otro, siempre date margen suficiente para que si hay un retraso, no tengas un dominó de problemas. A veces intentar exprimir al máximo el itinerario de viaje, puede volverse en tu contra. Por ejemplo (caso real): dos amigos volaron de Buenos Aires a Madrid. La llegada de su vuelo estaba prevista para las 5 PM. Antes de viajar, sacaron otro pasaje para volar el mismo día de su llegada, de Madrid a Palma de Mallorca. Este segundo vuelo, salía desde el mismo aeropuerto al que llegaban, a las 7 PM. Su vuelo con destino Madrid llegó 2 horas tarde y perdieron el vuelo a Palma. En su afán de querer aprovechar lo más posible, tuvieron que pagar otro pasaje para poder viajar a Palma.

5) A veces armar un itinerario de viaje, puede ser muy fácil y otras puede resultar un poco más complejo. Coordinar como moverse de una ciudad a otra, buscar hacerlo de la forma más eficiente, pero a la vez más económica, no siempre es sencillo. Nos ha pasado muchas veces, que hay ciudades que pusimos en la lista mil veces, pero por distintas razones, a lo largo del proceso, nunca lográbamos incluirla dentro de nuestro itinerario… Dábamos vueltas y vueltas, forzábamos, forzábamos, hasta que al final, nos dábamos por vencidos y terminábamos “dejándolo para la próxima”. Ese proceso, ¡puede resultar muy frustrante! Después de varios intentos, creo que nuestra recomendación es, “intenta que funcione pero no fuerces nada”.

6) A la hora de pensar tu itinerario, pone en el centro de tu organización, aquello que sea inamovible, lo que no hay manera que vayas a sacar.  Concéntrate en eso y partí de allí. Que ese sea tu centro y que todo lo demás se arme alrededor de eso.

Previous ArticleNext Article
Bárbara
Soy fan de la canela y de Messi, de los viajes, la música y el cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *