ARMÁ TU VIAJE

CÓMO ARMAR UNA VALIJA LIVIANA – 8 TRUCOS INFALIBLES

Tener que cargar una valija pesada durante un viaje a Europa, puede ser ¡de las peores torturas viajeras!
En este post, te damos algunas recomendaciones sobre cómo armar una valija liviana para que tu travesía sea mucho más placentera.

CÓMO ARMAR UNA VALIJA
Te ayudamos para que no quedes como Emiliano en la foto 🤣

Cuando uno viaja al Caribe, es todo muy fácil porque llegas al hotel, dejás la valija y no le volvés a ver la cara hasta el día en que pegas la vuelta con un bronceado parejito, un hermosísimo tatuaje de henna y la cabeza llena de trenzas. No importa cuantas toneladas pese tu valija.

Pero cuando pensás en como armar una valija para viajar a Europa, por ejemplo, la cosa es diferente.
Es probable que te traslades cada 4 o 5 días, por lo que tendrás que subir al tren, bajar del tren, arrastrar valija, subir al bus, subte o taxi, rearmar valija, volver a subir, bajar, arrastrar valija… Pufff … Y así, mil veces más. Esto puede ser realmente muy agotador.
Por esa razón, cómo armar la valija no es una tarea menor. No puede ser un viva la pepa de meter por meter ¡Hay que armar una valija a conciencia! Porque cada cosa suma y cada kilo cuenta.
Así que, parate entre el placard y tu equipaje (valija, mochila o lo que hayas elegido) y se honesto con vos mismo.
Nosotros te ayudamos con algunos tips para guiarte al momento de armar tu equipaje de viaje.

COMO ARMAR UNA VALIJA PARA VIAJAR A EUROPA
¡Viajá liviano!

No tengas miedo de llevar poco.
Lo primero que tenés que aceptar sobre cómo armar una valija, es que menos es más

Total, si es necesario, siempre se puede lavar, o mejor aún, ¡comprar alguna que otra cosita!
No hace falta que lleves atuendos distintos por cada día que vas a estar de viaje. Te aseguro que con mucho menos vas a estar muy bien.
(Y sabé que hay muchas tiendas en las que podés comprar bueno y barato en Europa).

💡 TIP PARA QUE LA ROPA SE SEQUE MÁS RÁPIDO

Sin dudas, ayuda mucho que lleves prendas de telas livianas para que se sequen más rápido. Pero, además, en nuestro último viaje, apliqué una técnica milenaria que me enseñó mi mamá y me cambió la vida.
Para que la ropa se seque más rápido, después de lavarla y escurrirla bien con las manos, la envolvía en una toalla un ratito. Y después, le sacaba la toalla y la colgaba. ¡Se seca infinitamente más rápido! Lo recomiendo.
Pasándonos del limite para el equipaje
Esta soy yo comprando. Podría haber puesto una foto de la ropa colgada recien lavada, pero la de las compras me pareció menos íntima 😉

No pongas en la valija nada que no usas acá, porque tampoco lo vas a usar allá

A veces a la hora de armar una valija pensamos en los hermosos lugares que vamos a visitar y en las fotos que nos vamos a sacar. Y recordamos esa camisa que hace años tenemos en el placard, que no usamos porque nunca se dio la ocasión, porque es un poco incómoda, porque nunca nos convenció, porque nos queda un poco grande o un poco chica, y creemos que este es el mejor momento para darle una nueva oportunidad ¡Error! Si nunca tuvo una oportunidad acá, no la tiene afuera de casa tampoco.

Armá tu valija con prendas que sean más o menos combinables entre sí

Incluso podés pensar en prendas y accesorios que puedas usar para recorrer durante el día y que, con un pequeño “twist”, puedas usar para estar un poco más arreglado si se te ocurre salir una noche.

Cómo armar la valija depende siempre, de qué tipo de viaje vayas a hacer.

Tené siempre en mente que tipo de viaje vas a hacer.
Si tu idea es andar, conocer y recorrer la ciudad, no lleves un par de plataformas con las que te cueste caminar, por más lindas que te queden. O si tu plan de viaje, no apunta a conocer principalmente la noche europea, no lleves excesivas opciones de “ropa de fiesta”, porque no la vas a usar. Parece una obviedad, pero todos pasamos por esto.
Recuerdo que en mi primer viaje, en el que estuvimos 25 días recorriendo varias ciudades, me lleve unas plataformas que yo amaba. Juraba que las iba a usar (y mi papá se rió cuando me vió ponerlas en la valija). Pesaban una tonelada y ocupaban mucho espacio. Obviamente, volví y las plataformas jamás vieron la luz, porque no era la ocasión para usarlas.
Resumiendo, cada viaje es diferente y cómo armar la valija, dependerá de cuál sea el objetivo de tu viaje.

En una valija livina, los “por las dudas”, sobran

¡No saques a pasear la ropa!
Si estás por meter un cuarto pantalón o un tercer sweter, y te genera una mínima duda, déjalo. Te firmo acá, que te podés arreglar igual sin él.

Para armar una valija liviana, elegí ropa y calzado liviano

¿Una obviedad, no? Pero a veces, ¡no lo tenemos en cuenta!
Trata siempre de elegir prendas que cumplan con su función (abrigo, impermeable, o lo que sea) pero que no sean un bodoque de kilos.
Si viajas en invierno, hay prendas térmicas maravillosas que no pesan nada y abrigan un montón (como las camperas Uniqlo o las de ese estilo que podes comprar en Decathlon).
Lo mismo pasa con el calzado: fundamental que sea liviano (y cómodo, obvio).

💡¡La ropa de jean es enemiga de una valija liviana porque pesa mucho! Lo idea es reemplazarla por indumentaria de otras telas y materiales.

El gran aliado de una valija liviana: un pañuelo grande

Cumple miles de funciones. ¡Es como llevar muchas prendas en una sola que no pesa nada!
Te va a servir para abrigarte cuando refresque, como manta para sentarte y como pareo para la playa.
También para cubrirte hombros o piernas en aquellas catedrales o iglesias que lo exigen para poder entrar. A mí me salvó miles de veces.
Es mi gran aliado y encima colabora con un equipaje liviano, ¡porque no pesa nada!

COMO ARMAR UNA VALIJA DE VIAJE
Pañuelo, USO 1: para protegerme del sol
El pañuelo seguro va a la valija
Pañuelo, USO 2: como abrigo para dormir en el tren

Para un equipaje de viaje liviano, otra de las claves, es llevar cremas, shampoo (y demás) en contenedores pequeños

¡Te vas a evitar llevar muchos kilos innecesarios de más! Y como ya dijimos más arriba, si neceitás más, compras.

Yo la primera vez que viajé, llevé muchas más cosas de las que necesitaba y me arrepentí. Mucho no lo usé y cada vez que tenia que trasladarme de una ciudad a otra con mi valija, ¡la odiaba!
Saber cómo armar una valija liviana es la clave para un viaje menos estresante y sin dudas, mil veces más comodo.
Haceme caso, no necesitas mucho. Vas a viajar más feliz y además, con espacio como para ir sumando alguna que otra cosita. Porque es inevitable volver con más de lo que te vas.

Todo esto seguro son más de 8 KG
Post anteriorPost siguiente
Bárbara
Soy fan de la canela y de Messi, de los viajes, la música y el cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *